noviembre 30, 2021

Mingueros se movilizarán para exigir expulsión de sacerdote acusado de pedofilia

Ciudadanos autoconvocados de la localidad de Minga Guazú se movilizarán en la fecha para exigir la expulsión del sacerdote Raúl del Castillo de la ciudad. El cura se desempeña actualmente como director del Colegio Salesiano Don Bosco, pese a que había sido denunciado en Argentina por el abuso sexual de un adolescente. Según los datos, pese a la grave denuncia en su contra, llamativamente, el cura en el 2014 fue trasladado a nuestro país, y desde entonces ha ocupado elevados cargos dentro de seminarios, e instituciones educativas.

MINGA GUAZÚ. Según los datos, el sacerdote Raúl del Castillo, de nacionalidad argentina había sido nombrado administrador del Colegio Salesiano Don Bosco, ubicado en el Km. 16 Acaray, pese a contar en su haber con una grave denuncia por abuso sexual de un adolescente de 14 años.

Ante la situación, los padres de los estudiantes y la comunidad en general están preocupados, pues consideran que a la institución acuden niños y jóvenes que podrían estar expuestos.

Según denunciaron, ya en varias ocasiones reclamaron por el nombramiento del cura pese a sus antecedentes, pero no recibieron respuesta desde la institución ni de las autoridades eclesiales.

Ante el hecho, para hoy, desde las 18 horas preparan la movilización para exigir incluso la expulsión del sacerdote de la ciudad minguera.

ABUSO

El 24 de diciembre de 2008, un exalumno del colegio salesiano Don Bosco, de la localidad de Mendoza (Argentina) denunció a un sacerdote de dicha institución por abuso sexual. En su acusación, el joven precisó que, durante 1998, cuando tenía 14 años, mantuvo una “relación amorosa” con Raúl del Castillo, cura de la misma orden que, en ese tiempo, era director del establecimiento.

El año pasado, la Corte Provincial de Mendoza falló a favor de la víctima y el colegio debió pagarle 80 mil pesos al joven abusado. Pero aparentemente, no se dio una pena al sacerdote, quien viajó a nuestro país, y llamativamente, siguió oficiando sacramentos, y desempeñándose en distintos cargos en Asunción, y posteriormente, fue enviado al Este del país, lo más preocupante es que siempre tuvo cargos como guía espiritual, encargado de seminarios y director de instituciones educativas, pese a la grave denuncia en su contra.

Fuente: La Jornada

Related Posts