septiembre 28, 2021

Lanzó por la ventana de un hospital a un bebé recién nacido en Rusia

Una médica, que había sido madre, arrojó de un tercer piso a un niño recién nacido. Ocurrió en Rusia.

Una terrible tragedia enlutó a una familia rusa luego de que una profesional de la salud tomará a un bebé con pocas horas de nacido, y lo lanzará por la ventana de un hospital provocándole la muerte de manera instantánea.

El hecho se registró luego de que una mujer identificada como Viktoria Ivanova de 34 años, diera a luz a su tercer hijo en un centro médico materno en Sterlitamak.

Según indicaron los medios locales, Ivanova estaba compartiendo su habitación con una doctora llamada Alina Araslanova, de 29 años, quien también había dado a luz a su segunda hija ese mismo día.

Pero por la noche Araslanova supuestamente se acercó a su cama, tomó al recién nacido, fue hacia la ventana y lo arrojó de un tercer piso sin motivo aparente.

El bebé, Volodya, cayó al suelo y murió instantáneamente el lunes, según informó Interfax. Ni siquiera tenía un día de edad.

Según la web NTV las mujeres estaban en camas muy cercanas y cuando su compañera salió un momento de la habitación, la asesina aprovechó para tomar el bebé y lanzarlo.

Los medios locales informaron más tarde que Araslanova había pasado anteriormente un tiempo en un hospital psiquiátrico recibiendo tratamiento por depresión. Pero fue dada de alta del centro médico poco antes del nacimiento de su hija, ya que los médicos concluyeron que “no representaba una amenaza para los demás”.

Araslanova se graduó en medicina hace seis años y desde entonces trabajó como médica general en una aldea, y según detalló una amiga a los medios, ella amaba su profesión y “siempre estuvo ahí para ayudar”.

Volodya era el tercer hijo de Viktoria Ivanova y su esposo. El padre del bebé muerto dijo sorprendentemente: “Es nuestra voluntad que esta mujer sea perdonada, no queremos castigarla. Se debería permitir vivir su vida feliz. Hemos aceptado todo, no queremos que nadie sea castigado”.

Desde entonces, Araslanova se ha sometido a un nuevo examen psiquiátrico y se espera que los resultados decidan si será arrestada o ingresada para que reciba un tratamiento obligatorio. Sus hijas permanecen bajo el cuidado de las autoridades.

“Lo más difícil es despertarse por la mañana y darme cuenta de que esta es la realidad (…) Intento aguantar por el bien de nuestros hijos, pero no siempre funciona. A veces parece que no puedo hacer frente y quiero rendirme. Este sentimiento no desaparecerá, tendré que vivir con esto toda mi vida”, reveló Ivanova a la prensa rusa.

Fuente: Diario Hoy

Related Posts