septiembre 16, 2021

Madrid y Barcelona salen a la calle tras más de dos meses de encierro por el coronavirus: “A facturar, que ya va siendo hora”

Tras diez semanas de confinamiento, los madrileños se reencontraron este lunes con sus apreciados bares, aunque solamente en las terrazas, mientras los habitantes de otras zonas de España con menos incidencia del virus pueden desde ya bañarse en la playa.

En una calle del centro histórico de la capital, la chocolatería San Ginés, famosa por sus churros con chocolate, tenía puestas esta mañana en su terraza seis de las 13 mesas habituales, para garantizar la distancia de seguridad. El interior del local sigue siendo inaccesible a los clientes.

“Llevamos abiertos 125 años, y es la primera vez que nos quedamos cerrados así”, dice a AFP el encargado, Daniel Real.

“Pronto abriremos las 24 horas como antes, pero ahora mismo el turno de la noche queda suprimido, por la ausencia de turistas y porque la discoteca al lado, que suele traernos muchos clientes, sigue cerrada”.

Los parques, empezando por El Retiro, también abrieron, después de diez semanas de cierre.

Menos de 100 muertos al dia

En la última semana, España consiguió contener la mortalidad de la epidemia por debajo de las cien defunciones diarias. Aun así, es uno de los países más castigados del mundo con más de 28.700 fallecidos y unos 235.000 positivos confirmados de coronavirus.

Además de Madrid, el otro gran foco de coronavirus ha sido Barcelona y su área metropolitana.

En el paseo marítimo del antiguo barrio de pescadores de la Barceloneta, la reactivación dejaba imágenes similares a las de Madrid este lunes.

“Tenemos que montar, limpiar, desinfectar y luego quiero hablar con los chicos para concienciarlos de las medidas de seguridad, la distancia, la higiene… Y luego ya a facturar, que ya va siendo hora”, dice Nacho García, director del restaurante Barna Beach, a apenas 10 metros de la playa.

Muy cerca, David Polo también prepara las mesas de su bodega Iberia, en primera línea de playa. Con un trapo aplica la disolución de agua y lejía sobre las mesas metálicas que llevaban meses acumulando polvo.

“El problema es que si no abres, los gastos igualmente los tienes. Así que abrimos con mitad de plantilla para intentar cubrir gastos. Vamos a ver si es peor el remedio que la enfermedad”, dice este empresario de 46 años.

Los barceloneses pueden desde este lunes pasear, nadar o correr en la playa pero deben esperar a avanzar a la siguiente fase para poder tomarse un baño recreativo o tomar el sol.

En cambio, en las regiones que empezaron el desconfinamiento hace dos semanas y se encuentran ya en la segunda fase de desescalada, las playas pueden abrir por motivos recreativos y los bares pueden utilizar sus espacios interiores.

La fase 2, a la que accede desde el lunes la mitad de la población española, permite además que los centros educativos abran sus puertas, aunque cada comunidad fijará qué cursos, con qué medidas de prevención y si vuelven con cita previa los alumnos, que lo harán de forma voluntaria.

(Con información de AFP y EFE)

Related Posts