mayo 17, 2021

Solo dos mamógrafos a nivel público en Alto Paraná

El Octubre Rosa es difundido ampliamente en todo el país como campaña de concienciación sobre la importancia de la detección precoz del cáncer de mama y de acudir a los hospitales para los controles regulares y así poder combatir con éxito dicha enfermedad. El lazo rosa y la lumínica del mismo color en algunos de los edificios públicos suelen ser característicos del décimo mes del año. Sin embargo, el Ministerio de Salud Pública traduce el Octubre Rosa teniendo solo dos mamógrafos en todo Alto Paraná, con sus respectivos servicios de mastología. Uno funciona en el Hospital Regional de Ciudad del Este con dos médicos, y el otro en el Hospital Distrital de Minga Guazú con una médica.

Otros hospitales distritales con mucha demanda como el de Presidente Franco y Hernandarias no cuentan con equipo de mamografía. Ningún otro centro de salud dependiente del Ministerio de Salud Pública cuenta con equipo de mamografía. Además de la insuficiencia de equipos y de profesionales mastólogos para el control y la detección precoz, la falta de insumos es otro problema, al igual que en el resto del país.

En este momento, están disponiendo de placas para continuar haciendo el estudio mamográfico, pero generalmente ocurren dos problemas; o no funciona el equipo, o si funciona, faltan insumos como las placas.

“Ahora tenemos, desde fin de setiembre retornaron las placas, nosotros estábamos con falta de insumos, más o menos desde julio y agosto, pero se subsanó ahora. Estamos contando con aproximadamente 500 a 600 placas ahora”, dijo la doctora Katia Ayala, mastóloga del Hospital Distrital de Minga Guazú. Realizan diez estudios por día y son dos jornadas por semana para las mamografías. Por cada paciente se gastan dos placas como mínimo.

En el hospital de Ciudad del Este la demanda es mucho mayor. “Ko’aga ojapo hina hikuái la estudio, octubre haguérente pea, según rohendu (Ahora están haciendo los estudios, solo por ser octubre, según escuchamos)”, dijo una mujer refiriéndose al estudio mamográfico, después de salir del consultorio.

 

Fuente: La Nación.

Related Posts